V Concurso de pintxos de Getxo

Dos fines de semana para disfrutar de la mejor gastronomía en miniatura en Getxo. El último de marzo y el primero de abril. El Ayuntamiento de Getxo ha decidido crear un concurso de pintxos entre los locales del municipio. 49 bares se han animado a preparar pintxos especiales para la ocasión y dejar el precio en 1€. Un gran precio para una calidad más que contrastada. Si el pintxo es uno de los reclamos turísticos más importantes de Euskadi, nunca está de más salir a celebrarlo con concursos como este.

pintxo-lehiaketa

El ganador de esta quinta edición lo elegirán los consumidores. Nadie mejor que ellos para decidir cuál es el mejor pintxo de todo Getxo. Además, si participas puedes ganar premios. Por piropear pintxos por SMS en euskera (no va a ser todo fácil) entras en el sorteo de dos lectores de ebooks donados por Euskaltel. Por votar con papeletas en los bares, hay hasta ocho premios distintos. Todos ellos patrocinados por el comercio local. ¡Eh! Que hay más

La Despensa 5J (Las Arenas, Getxo)

El martes pasado tuve el gusto de probar un nuevo local en Getxo. Paso por ahí casi a diario y no había reparado en él, hasta que mi padre me dijo que la vieja cafetería Sheraton había sido reformada y convertida en un bar que daba pinchos morunos. Él estuvo hacía unas semanas, pero había tanta gente que desistió de intentar pedir uno. Con la lección aprendida, decidií pasar por ‘La Despensa 5J‘ a ver qué podían ofrecerme. Trabajo no muy lejos de ahí, cruzando el Puente eso sí.

la-despensa-fachada

El local es muy bonito. Mucha madera y un aspecto rústico, pero moderno. La barra está atestada de platos con pintxos de lo más diverso y tanto las banquetas como las mesas tienen pinta de ser muy confortables. La terraza cuenta con ocho mesas y unos separadores de plástico para evitar que entre el viento. Al encontrarse en los soportales de la calle Mayor, frente a la Plaza del Ajedrez, no hay peligro de mojarse. Tiene dos calefactores en las esquinas para dar calor y hacer de la terraza un lugar más cómodo. ¡Eh! Que hay más

Izartza

Ayer estuve en Vitoria-Gasteiz para acudir a la celebración del Datorrena 2014, un evento donde se trató de vislumbrar lo que nos va a traer el nuevo 2014. Ya que estaba por la capital de Euskadi, decidí ir a comer algo por la ciudad. Tras investigar un poco por la Red, di con varias buenas recomendaciones del Izartza, en una de las esquinas de la Plaza Nueva de la urbe alavesa. Me decidí por ahí. Entré en el local, que estaba vacío y me aventuré a probar el arroz cremoso con hongos, recomendado por @hombrelobo en Foursquare y el tataki de atún en aceite de naranja que también tenía buenas críticas. Además, aproveché para tomar uno de los pintxos de la XI Semana del Pintxo de Vitoria-Gasteiz, en este caso un tartar de mejillón y berberecho. En casa somos muy arroceros, por lo que a la mínima oportunidad de probar un buen arroz, no me lo pienso mucho.

izartza-fachada

El local es pequeñito con una barra ‘doble’; una para servir los platos y otra más baja, a la altura de las sillas. para degustar los platos. A la hora a la que fui, cerca de las tres de la tarde, solo había una persona de servicio. Me atendió amablemente y se metió en la cocina para sacar los platos. También le pedí recomendación y, además de los platos que elegí, destacó el ravioli de calabaza con espárragos. Lo apunto para la próxima. Es curioso que hay un ventanuco en el que se ve la cocina y parte de lo que se hace. Aunque tardo un poco, se podía ver cómo trabajaba en la cocina, por lo que el plato estaba bien hecho.

¡Eh! Que hay más

De pintxos. Hoy, el Ereatxu

El Ereatxu es un bar típico de Algorta. Durante muchos años han estado realizando los mismos pintxos que tienen gran éxito entre los locales. Sus especialidades son dos: e pintxo de tortilla y el revuelto de champiñones. Aunque tienen otros en barra como el de bonito con tomate sobre pan frito o sandwiches variados, los que más éxito tienen y antes se acaban son esos dos.

txanpis-ereatxu

Los fines de semana no paran de salir de la cocina platos y platos con esas deliciosidades. La última vez que vino mi hermana de visita, lo primero que me dijo nada más bajarse del avión fue que ería un revuelto de champis del Ereatxu. Mis tías, cada vez que vienen, tienen que pasar por ahí un par de veces como poco. Es un clásico, de toda la vida. Si decimos Ereatxu, hablamos de un bar familiar (en todo el amplio sentido de la palabra) y de unos pintxos de tortilla y de champis de rechupete.

tortilla-ereatxu

En casa siempre hemos sido fanes de ese arte comestible que hacen en el bar de abajo. Este es tan solo un ercordatorio sobre dónde se come el mejor revuelto de champiñones de Algorta y una de las mejores tortillas de patatas (sigo buscando rivales). Si vais a estar por Getxo, no dudéis en pasar. Excepto lunes y el mes de agosto, que cierran.

De pintxos. Hoy, el Burdinola

No es la primera vez que menciono al Burdinola. Se abrió este verano en una zona con poca actividad que quiere volver a ser lo que era. El cierre de la plaza de San Nicolás, en Algorta, cortó la actividad que antes tenía la misma. Ahora que han reabierto la zona, aunque sigan las obras, los bares han vuelto a abrir y tienen bastante trasiego de gente. Ahí es donde Aitor Asenjo ha decidido abrir el Burdinola, un local moderno, con una decoración industrial, pero bonita. Inspirada en las fundiciones, que hubo en Euskadi durante muchos años.

burdinola

Lo que realmente destaca del Burdinola es la comida. Platos deliciosos como la lasaña de foie o el arroz negro con ali-oli. Hoy me quiero centrar en los pintxos. Elaboraciones trabajadas y pensadas. Una variedad tal que te deja sin saber cuál escoger. Sandwiches, tostas, gildas y otros pintxos elaborados son los que puedes encontrar en el Burdinola. Aunque tengan alguno estrella (el sandwich Burdinola o el pintxo de lasaña de foie), van cambiando los pintxos que se presentan.

antxoa

Un buen lugar donde sentarse a comer cualquier día de la semana. Tiene tablas de pintxos a un precio más reducido para disfrutar más por menos dinero. Tablas de cinco o diez pintxos distintos. Para ir en cuadrilla viene que ni pintado. Pintxos inspirados e imaginativos que hacen honor al término de alta cocina en miniatura. También ofrecen actuaciones musicales o de otro tipo un día a la semana. En conjunto, se trata de un local con encanto, un buen producto y una zona a explotar en el futuro que hacen del Burdinola un bar que pronto será referencia en el mapa del Gran Bilbao.