Café Mineaur (Estocolmo, Suecia)

Soy muy de tomar café. Me gusta y lo disfruto. Además, de vez en cuando sirve para no quedarme dormido a las primeras de cambio. Así que no es raro que aproveche algún hueco para meterme a tomar un café, ya sea calentito o con hielo. Mi paseo por Estocolmo el verano pasado no fue una excepción. Dormí poco, así que me alimenté a base de cafés durante toda la excursión (con una cerveza en Copenhague, eso sí). De todos los sitios que visité, el Café Mineaur (o Cafe Dox en redes sociales :/) fue uno de los que más me gustó.

Foto de Chnar J. en Yelp.

Foto de Chnar J. en Yelp.

¡Eh! Que hay más

Degustación Katy (Bilbao)

Quiero rendir un sincero homenaje a uno de los bares que más me gustan de Bilbao. Es la Degustación Katy, en la calle Ledesma, justo al final. De hecho, es el último bar de la calle si miramos hacia Diputación. Se trata de un bar minúsculo, apenas caben seis o siete personas dentro, pero tiene una terraza muy bien montada con unos seis mesas (y cuatro sillas por cada mesa). Es una de las terrazas más agradables para pasar el invierno porque con los focos calefactores y los plásticos consiguen que dentro de la terraza no haga frío. Ni te mojes. Sé que no soy quién para hablar de temperaturas, pero he pasado calor en invierno dentro de esa terraza.

katy-fachada

¡Eh! Que hay más

Bread & Coffee (Bilbao)

Todavía me queda algún que otro local que reseñar de mi viaje por Madrid. De Burgos no mucho porque estuve en el Forum de la Evolución y en el Pecaditos que tampoco hay mucho que decir. Pero quiero hablar de algo un poco más cercano. Se trata de un pequeño local que lleva menos de un año subsistiendo en el número 7 de la calle General Concha de Bilbao. Es el Bread & Coffee.

Cartel del Bread & Coffee de Bilbao.

 

Me sorprendió la semana pasada. Tras atravesar la Alhóndiga en busca de WiFi, sentí algo de hambre y como había pasado bastante desde la hora de la comida, decidí buscar algo para comer. Mi primera idea fue ir al EME a por un triángulo, porque General Concha me pillaba de camino, pero tenía ganas de comer algo dulce. Al girar la esquina vi un local distinto donde mi mente recordaba una tienda de donuts. Una pastelería y panadería muy del estilo que se empieza a llevar ahora con locales como Bertiz o Panko. ¡Eh! Que hay más

Izartza

Ayer estuve en Vitoria-Gasteiz para acudir a la celebración del Datorrena 2014, un evento donde se trató de vislumbrar lo que nos va a traer el nuevo 2014. Ya que estaba por la capital de Euskadi, decidí ir a comer algo por la ciudad. Tras investigar un poco por la Red, di con varias buenas recomendaciones del Izartza, en una de las esquinas de la Plaza Nueva de la urbe alavesa. Me decidí por ahí. Entré en el local, que estaba vacío y me aventuré a probar el arroz cremoso con hongos, recomendado por @hombrelobo en Foursquare y el tataki de atún en aceite de naranja que también tenía buenas críticas. Además, aproveché para tomar uno de los pintxos de la XI Semana del Pintxo de Vitoria-Gasteiz, en este caso un tartar de mejillón y berberecho. En casa somos muy arroceros, por lo que a la mínima oportunidad de probar un buen arroz, no me lo pienso mucho.

izartza-fachada

El local es pequeñito con una barra ‘doble’; una para servir los platos y otra más baja, a la altura de las sillas. para degustar los platos. A la hora a la que fui, cerca de las tres de la tarde, solo había una persona de servicio. Me atendió amablemente y se metió en la cocina para sacar los platos. También le pedí recomendación y, además de los platos que elegí, destacó el ravioli de calabaza con espárragos. Lo apunto para la próxima. Es curioso que hay un ventanuco en el que se ve la cocina y parte de lo que se hace. Aunque tardo un poco, se podía ver cómo trabajaba en la cocina, por lo que el plato estaba bien hecho.

¡Eh! Que hay más