Sobre los baños en los bares

De un tiempo a esta parte, seguramente debido a la crisis en la que estamos metidos, se ha venido dando otra vez la tendencia de abrir unbar para ganarse la vida. Se ve que en este país «lo único que funciona es la corrupción» o los bares. Aquí en el barrio, hemos pasado de unos 10 en la calle principal a poco menos de 30. En el lapso de dos años, más o menos. Explosión total de bares. Además, los fines de semana están todos llenos hasta los topes y entiendes que es un modelo que funciona. Al crecer la oferta y no tanto la demanda (no hay más gente) se han llevado a cabo varias iniciativas para buscar el consumo fuera de los días más festivos. Así el jueves hay pintxo-pote y de domingo a miércoles puedes entrar en el sorteo de viajes si consumes en los bares de la avenida.

senal-aseos-minusvalidos-20x5 ¡Eh! Que hay más

Bendito caldo en los bares

Como bien sabréis si ponéis los informativos o el Twitter, es invierno y hace frío. ¡Vaya novedad! Si algo bueno tiene esta época del año es que muchos bares de la zona del Gran Bilbao tienen un caldo calentito para servir. Cuando no apetece una caña, ni nada fresco y cuando tampoco tienes cuerpo para café o ColaCao caliente, puedes tomar un caldo (habitualmente casero). Y se nota.

Este post es una pequeña oda al caldo en los bares que tanto me gusta y disfruto cuando voy a tomar algo por ahí. Y cómo se nota la diferencia de un bar a otro. Los hay que son caseros, que se parecen al que hace mi madre y otros que se notan un poco más de bote, pero entran igual de bien.

caldo-panko

Foto de Panko.

 

Me sorprendió que los bares del interior de San Mamés ofrecen vasos de caldo caliente de la marca Aneto. Caldo casero que pone en el paquete. Pero en un partido frío y aburrido (como los de este año), un caldo caliente al descanso con el bocata de tortilla entra de miedo.

Vivan los caldos en los bares. Y todas sus variantes. Con o sin picatostes (y vaya picatostes), los que le echan un poco de fino. Caliente nivel te abrasa la lengua o templado. Acompañado de pintxo o solo. El caldo es una de las pequeñas maravillas de la hostelería bilbaína en invierno. Estamos en temporada de caldo (Salda dago!) y tenemos que aprovechar.

¡Ponme un caldito, por favor!

Seis bares de pintxos por Bilbao

De las tres capitales vascas, Donostia-San Sebastián es la más conocida por su cultura del pintxo. Eso no impide que sea una tradición arraigada en todo Euskadi y se fomente en los bares. Prácticamente todos los bares vascos tienen una barra de pintxos para disfrute de los clientes. A diferencia de algunas ciudades y sus tapas, en Euskadi, el pintxo se paga aparte.

Es casi un sacrilegio venir al País Vasco e irte sin probar alguno de las miles de pequeñas delicias que puedes encontrar en todos los puntos de la geografía vasca y alrededores. Bilbao es una ciudad con fama de pintxo y pote y tiene sus bares dedicados a ello. Aquí os dejo las que, para mi, son siete buenas opciones para tomar unos pintxos en la capital bizkaitarra.

Taberna Askao Berri (Askao, 5)

Traineras del Askao. Fuente: http://askaoberri.blogspot.com.es/

Situada en el Casco Viejo, concretamente en la calle que da nombre al local: Askao, junto a la plaza de San Nicolás. Entre otros pintxos más tradicionales, en este bar podemos degustar una serie de txapelas y traineras. Se tratan de pequeños bocadillos recién hechos con  el nombre de las traineras más conocidas. Exquisiteces como la «San Pedro» con queso de cabra, anchoa y pimiento o la «Urdaibai» con bonito, cebolla y alegría son algunos ejemplos de la selección de pintxos calientes a degustar en la taberna Askao. Los precios oscilan entre el 1,50€ y 1,70€.

Además, tienen las txapelas. Son una ‘evolución’ de las traineras. En la carta las definen como «preparadas en 5 minutos con pan crujiente relleno de jugosos revueltos». Los revueltos varían al gusto del consumidor: huevo, patata, morcilla y pimiento rojo o huevo, patata, pollo, cebolla y pimiento verde. Unas delicias para tomar a media mañana o, simplemente, comer.

¡Eh! Que hay más