Rondita de actualizaciones: Belmondo y La Brasa Canalla

Tenía esta idea desde febrero, pero es la primera vez que me veo en la necesidad real de actualizar alguna de las reseñas que tengo ya publicadas en en Txoko. La idea me vino en Valencia, después de comer con @Txemacg, @estefpastor y @MariTriniGiner en Belmondo y, al día siguiente, con Carballo en Mediterránea de Hamburguesas. Me dije “tengo que actualizar lo escrito con estas nuevas visitas”. Y lo dejé. Hasta hoy, que he comido en La Brasa Canalla y me veo en la obligación de actualizar los comentarios.

Actualización ¡Eh! Que hay más

¿Por qué la gilda es el mejor invento vasco de la Historia?

Como ya dije en el blog hace un tiempo, en febrero estuve en Valencia para hablar del mejor invento vasco de la Historia, la gilda. Me invitaron a pasar un rato muy, pero que muy grato, en uno de los eventos más interesantes del panorama estatal. Hablo, claro, del Ignite Valencia. Un evento de charlas ultrarrápidas donde los ponentes tienen que soltar su mandanga en cinco minutos con las diapositivas pasando automáticamente cada 15 segundos. ¡20 diapositivas to guapas!

He tardado, lo sé, pero aquí os dejo el vídeo de mi intervención levantina. ¿Hay algo mejor que las gildas? Si es que es un pintxo clásico, delicioso y sencillo. ¿Alguna vez habéis hecho gildas en casa? ¡Deberíais!

Paprika (Valencia)

Dicen que el desayuno es la comida más importante del día. Siempre que puedo, desayuno. Si tengo oportunidad desayuno más de una vez, como si fuese funcionario. Desayuno o almuerzo, me es igual. Un café con leche, con algo más, para aguantar una mañana movida (o extremadamente parada). Así que en cuanto pisé Valencia supe que debía de acudir a alguna parte para desayunar en condiciones a una hora, más o menos, normal, pero con la seguridad de no encontrarlo atestado. Cerca de la estación de Àngel Guimerà se encuentra Paprika.

paprika-valencia-sala ¡Eh! Que hay más

La Rutera, food-truck valenciano

Ya os conté que estuve hace unas semanas en Valencia. Mi visita al Central Bar no fue la única parada gastronómica en la capital levantina. Durante el Ignite Valencia (donde acudí para hablar de gildas), dentro del recinto de Las Naves, tuve la oportunidad de acercarme hasta la propuesta que hacen desde La Rutera con su food-truck. No sé si sabéis que la legislación acerca de estos restaurantes móviles es un tanto extraña. Al ser competencia municipal, cada ayuntamiento tiene la suya. En su mayoría, la licencia para estas gastronetas se reducen a eventos privados. Tal fue el caso. Una pena que no se pueda ir más allá.

la-rutera-foodtruck ¡Eh! Que hay más

Central Bar (Valencia)

Una cosa que me sorprende de Valencia es la cultura de mercado que tienen. Cada barrio cuenta con su pequeño mercado donde acuden los vecinos a comprar. Como todo, tienen distintos tamaños y, supongo, la calidad de los productos variará de uno a otro, aunque no demasiado. En mi anterior visita a la capital valenciana, tuve la suerte de poder acercarme hasta dos de estos mercados. En uno de ellos pude desayunar. Fue en el Cabanyal y me parece uno de los mejores desayunos que recuerdo. A buen precio, además. Aún así, ningún mercado en Valencia se puede comparar con el central. Un gigantesco mercado enclavado en pleno casco histórico que, además, cuenta con un bar apadrinado por el estrella Michelín Ricard Camarena.

central-bar-valencia-bar ¡Eh! Que hay más