Central Bar (Valencia)

Una cosa que me sorprende de Valencia es la cultura de mercado que tienen. Cada barrio cuenta con su pequeño mercado donde acuden los vecinos a comprar. Como todo, tienen distintos tamaños y, supongo, la calidad de los productos variará de uno a otro, aunque no demasiado. En mi anterior visita a la capital valenciana, tuve la suerte de poder acercarme hasta dos de estos mercados. En uno de ellos pude desayunar. Fue en el Cabanyal y me parece uno de los mejores desayunos que recuerdo. A buen precio, además. Aún así, ningún mercado en Valencia se puede comparar con el central. Un gigantesco mercado enclavado en pleno casco histórico que, además, cuenta con un bar apadrinado por el estrella Michelín Ricard Camarena.

central-bar-valencia-bar

Lo tenía pendiente desde la anterior visita, pero esta vez acudí bien acompañado. Junto a @Carballo como guía, frente al Mercat Central nos unimos a @Mukita, @ksesbolita, @framara y @AlexMarquino. Más tarde aparecerían @josejacas y @JelenGD para completar el grupo. Es curioso, porque el Central Bar es un espacio bastante pequeño para el tamaño del mercado y, por lo tanto, no hay demasiado espacio para sentarse a comer. Toca hacer cola hasta que haya hueco suficiente. Al ser un grupo numeroso, tuvimos bastante suerte al poder sentarnos nada más llegar. Bueno, cogimos sitio, porque Marquino y servidor nos quedamos de pie. Aunque daba bastante igual, el caso es que ya estábamos ahí.

El Central Bar basa su carta en raciones y bocadillos de distintas clases. Por nuestra parte nos decidimos por un par de medias raciones de bravas (para que llegase a ambos lados del grupo), una ración de croquetas y unos cuantos medios bocadillos. Eran las 11 de la mañana y tampoco íbamos con intención de comer, tan solo de almorzar. Todo ello regado con cerveza (San Miguel) y, en mi caso, de un café que necesitaba para empezar el día con fuerza (junto al paseo que di con @Carballo para llegar).

Las croquetas 'desalmadas' del Central Bar.

Las croquetas ‘desalmadas’ del Central Bar.

Nada más asomarse a ver qué se cocía en la cocina por fuera, Marquino comentó que las croquetas le parecían «con poca alma» porque las boleaban con cucharas y no a mano. Como pedimos una ración, lo pudimos comprobar. Tengo que reconocer que no estaban nada mal, pero ni punto de comparación con las espectaculares croquetas que sirven en Casa Pepa, a un par de kilómetros de allí. Aún así, estaban ricas y para compartir entre varias personas venían muy bien.

central-bar-valencia-bravas

De bravas solo tienen el nombre.

Las bravas, en cambio, me decepcionaron un poco. De bravas solo tenían el nombre. Recientemente le estoy cogiendo el punto y el gusto al picante y encontrarme con unas bravas tan sosongas como estas. No estaban mal, pero si le hubiesen puesto otro nombre, igual no decepcionarían tanto. Una salsa rica, pero nada picante y un pegote gordo de alioli Chovi que, por lo menos, esperaba que fuese casero. Porque el auténtico alioli no lleva huevo y, por lo tanto, debería poder hacerse en el propio local. De hecho, en el K-2 de Bilbao, lo llevan (y están que te cagas).

Bocata 'Ricard Camarena' del Central Bar.

Bocata ‘Ricard Camarena’ del Central Bar.

Por último llegaron los bocadillos. Excepto @framara que pidió el Canalla con morcilla picante, revuelto y pimiento encurtido, creo que el resto nos lanzamos a por el Ricard Camarena, que imagino será el estrella del local. Lomo, cebolla, mostaza y queso. Esos son los ingredientes que aparecen en la carta y, realmente, los lleva. La sorpresa por esta parte es postiva, al menos el lomo estaba tratado de una forma diferente a la habitual y eso le daba un toque especial. Me gustó. Tampoco es la novena maravilla del mundo, pero no está nada mal.

Por lo que pude ver, el Central Bar también pone postres a la disposición de los clientes, pero en este caso no pedimos. Así que ya tengo otra excusa para acercarme la próxima vez hasta aquí y pedirme una tarta de queso con frambuesa para verificar si se trata de una de las realmente buenas o no. Pero eso será en una próxima ocasión.

Deja un comentario. Son gratis.

*Si pones una web, omite el "http://".

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.