Sugoi Ramen (Bilbao)

Mi descubrimiento del verano ha sido una serie en Netflix. Se trata de ‘Samurai Gourmet’, una producción original de la plataforma de vídeo bajo demanda basada en el manga homónimo que, a su vez, está basado en el ensayo de Masayuki Kusumi. Una serie que trata sobre un recién jubilado japonés que tiene que adaptarse a su nueva vida lejos de la empresa donde llevaba más de 30 años. Las distintas situaciones que vive las imagina como si fuese un samurai errante y la comida tiene una especial importancia en los capítulos de 20 minutos escasos. Quiero hablar de esta serie en otra ocasión más en profundidad, pero quería dejar constancia de ella y de la culpa que tiene en mi renovado interés por la comida nipona. De eso voy a hablaros hoy en este post, de un restaurante bilbaíno con un concepto 100% japonés: Sugoi Ramen.

Sugoi Ramen

Fachada del Sugoi Ramen en calle de Ripa.

¡Eh! Que hay más

Restaurante Harrobia (Bilbao)

En mi infatigable búsqueda de nuevos restaurantes para probar y reseñar en Bilbao acabé dando vueltas el pasado miércoles por el Casco Viejo de la capital vizcaína. Solo tenía en mente dos cosas: menú del día y albóndigas. Me puse a pasear por las callejuelas y acabé dándome de bruces con el cartel del Harrobia, con una doble entrada por la calle del Perro o la calle de la Torre (Txakur Kalea – Dorre Kalea en euskera). Creo que entré por esa segunda calle al ver el menú del día por 12,90€ y albóndigas en el menú. El menú es 10 céntimos más barato que en otros restaurantes cercanos, pero fueron las bolas de carne en salsa las que decantaron la balanza.

Foto de la fachada del Harrobia / Tripadvisor.

¡Eh! Que hay más

Saniko (Algorta)

No es habitual que a mediodía salga a comer un menú del día por el pueblo. Lo de comer fuera de casa, pero en la zona, es más propio de las cenas. Además, para comer no suelo tener mucho tiempo y prefiero ir a casa y comer algo rápido. Esta semana como estaba de vacaciones fui con mi madre a comer al Saniko, un gastrobar (no sé bien cómo definirlo) que está al lado de casa y que tiene un menú del día muy resultón e interesante. No fue la primera vez (ya habíamos ido antes en abril), pero así aprovecho la doble experiencia para contar lo que me pareció.

Fachada del Saniko. Fuente: Tripadvisor.

¡Eh! Que hay más

Restaurante Arima (Bilbao)

Sí, ya sé que llevo cierto retraso con los posts y el Txoko está un pelín abandonado, pero no pasa nada. Ya vuelvo con ganas de escribir y mostraros los sitios chachis en los que he estado estas últimas semanas o, incluso, antes. Porque esta entrada la tengo pendiente de escribir desde febrero. Hace dos meses que fui a comer al Restaurante Arima de Bilbao y me dejó tan encantado y extasiado que no he podido escribir sobre él hasta ahora. Así queme voy a desquitar en este texto sobre la maravilllosa experiencia gastronómica que viví un miércoles soleado y caluroso de febrero en un encantador restaurante de la villa.

Foto de Yendo por la Vida saca de la web del Restaurante Arima.

¡Eh! Que hay más

#AmbiciosasAmbar, Mamia y una muestra del Sukalki (Vitoria-Gasteiz)

El pasado martes (no ayer) fui hasta la capital de Euskadi invitado por los cerveceros independientes de Ámbar a la presentación de una de sus nuevas cervezas. En un principio recelé. Ámbar no es una cerveza que me guste de cañero. De hecho, si un bar tiene esta marca de caña, prefiero pedir botellín u otra cosa. No sé qué será, pero el sabor que tiene de barril me desagrada. Ahora, de botellín está realmente buena, me ha merecido la pena darle una oportunidad porque me ha gustado mucho. Así que ahí me planté, en Vitoria-Gasteiz para ver qué nos tenían preparados los zaragozanos.

¡Eh! Que hay más