Bilbao Berria (Bilbao)

Hace un par de semanas tuve un jueves de esos épicos. A mediodía fuimos a cenar con Cervezas Alhambra en el Eneko (recientemente galardonado con su primera estrella Michelín) y por la noche cenamos (esta vez con el término correcto) en el Bilbao Berria de la calle Ledesma, justo en frente de ‘El Corte Inglés’ y su cafetería Starbucks. Permitidme que empiece por el final, porque creo que merece la pena la visita a este curioso local en forma de U en la céntrica y multitudinaria calle: Bilbao Berria.

Bilbao Berria Interior

Interior del Bilbao Berria (yo me senté en la esquina del sofá) / Fuente: Academia Vasca de Gastronomía

¡Eh! Que hay más

Menú del día: Bocadero (Bilbao)

Arranco una nueva sección en este nuestro Txoko. Como ya he dicho en más de una ocasión, un día a la semana suelo comer cerca del trabajo. Lo mejor suele ser acabar en algún sitio con un menú del día. Ese maravilloso invento de tiempos remotos que nos ofrece un primero, un segundo, postre, pan y bebida por un precio bastante interesante. Aunque hay que reconocer que en Bilbao cuesta encontrarlos módicos, casi todos pasan de los 13€. No es el caso de este restaurante del que hablaré hoy: Bocadero.

Foto del interior del restaurante. / Fuente: Bocadero Bilbao

¡Eh! Que hay más

Copper Deli (Bilbao)

¿Existe el concepto de sandwichería? ¿Tal vez en español quedaría mejor decir emparedadería? Existe la bocatería, la hamburguesería e, incluso, la pollería. ¿Por qué no tenemos un nombre fijo para los locales que se dedican a hacer y vender sandwiches? Por eso, en parte, es difícil describir lo que te puedes encontrar en el Copper Deli de Mazarredo. Básicamente emparedados de distintas clases, con un toque especial y otros platos también deliciosos.

Fachada del Copper Deli de Mazarredo. / Fuente: DogVivant.

¡Eh! Que hay más

Totopo Mexican Food (Bilbao)

Rara vez suelo hacer un post sobre un local de comida poco después de haber terminado. Ese tipo de post en caliente suelen ser negativos y destructivos para el negocio en cuestión, por suerte este no es el caso, ya aviso. Sí, he estado este mediodía comiendo en el parque de Jardines de Albia algo encargado en este sitio, pero no es una crítica en caliente, porque no ha sido la primera vez que he ido al Totopo Mexican Food. Ni será la última (espero).

Carta del Totopo Mexican Food con su ubicación espacial.

¡Eh! Que hay más

Restaurante indio Punjabi (Bilbao)

De vez en cuando apetece comer algo distinto a lo habitual. La globalización ayuda a encontrar versiones localizadas de la gastronomía internacional. Recuerdo que en el cuarto capítulo de la primer temporada de ‘El Ministerio del Tiempo’ una pareja de maquis españoles huían de la España de los 40 y acababan escondidos en una pensión de la Madrid de 2015. Uno bajo a por comida y se sorprendió al encontrar “comida de la China”. Esa sorpresa que ya no logra generar expectación en el urbanista del siglo XXI es una de las consecuencias de la globalización.
Desde los 80, más o menos, tenemos los clásicos restaurantes chinos en casi todos los barrios. Con un menú más o menos similar, que se disfruta, llena mucho y es barato. Conocemos las bondades de la cocina italiana gracias a restaurantes que la emulan de una manera más o menos similar. La mexicana con sus tacos y burritos (aunque es muchísimo más que eso que vemos) o el sushi, como garante de la cocina japonesa, que parece omnipresente en nuestras ciudades. Incluso la fusión de cocinas. El restaurante japonés de al lado de mi casa (de gran calidad, ya lo dije) está dirigido por un italiano. Aunque solo hace japonesa, es un síntoma más de globalización y multiculturaridad. O los sempiternos locales de kebab que traen la comida pakistaní directamente de Alemania (donde se dice que se inventó el plato de comida rápida). Incluso, con el tiempo, han ido apareciendo restaurantes de otras nacionalidades o culturas: coreana, rusa, griega, árabe o, como el caso que nos ocupa, india.

¡Eh! Que hay más