Santutxu Pintxotan 2015 (Final)

Ya, por fin. Podéis estar tranquilos. Aquí se acaban los posts sobre el certamen de pintxos de Santutxu hasta la próxima edición (si la hay). Aproveché un par de días finales para probar algunos de los pintxos a concurso. Los últimos finalistas, repetir alguno que otro y picotear por ahí de los que no estaban entre los diez primeros, pero que tenían buena pinta. Así conseguí presentarme el domingo en el Hotel Gran Bilbao con una opinión más o menos formada y quién era mi favorito.

santutxu-pintxotan-final-2015

¡Eh! Que hay más

Santutxu Pintxotan 2015 (Día 3)

Otra vez, sí. De hecho, ya no sé ni qué puñetas escribir en este tercer repaso a lo comido en Santutxu. Me quedo sin sinóminos, ideas y textos… Pero repetí. Y lo que es peor, repetiré en unas horas porque he quedado para ir de pintxos por el populoso barrio. Así que quedan una entrada más sobre Santutxu Pintxotan, pero tranquilos, lo sumaré a la final (a la que @EnekoSukaldari me ha invitado). El repaso de hoy es de pintxos que comimos por vicio. Uno no se cansa de probar y probar si son buenos y están bien hechos.

santutxu-pintxotan-logos

¡Eh! Que hay más

Santutxu Pintxotan 2015 (Día 2)

Sigo con el tema de los pintxos de Santutxu. Siento la saturación, pero el certamen ha arrancado su semana final y la idea me parece tan buena y tan bien realizada que es necesario dar la chapa para que vayáis. Como ya me he hartado de repetir, esta edición he vuelto a ser jurado. Por partida triple (aunque la tercera fue cortita). El pasado miércoles me acerqué, otra vez, hasta el barrio bilbaíno para probar cuatro pintxos de concurso que no pudieron catar los jueces de sus zonas porque estaban cerrados. Así que ahí fui a ejercer como jurado y valorar las distintas propuestas de los bares del barrio.

Foto de los compis de Pitxiflú.

Foto de los compis de Pitxiflú.

¡Eh! Que hay más

Santutxu Pintxotan 2015 (Día 1)

Ya os comenté que Eneko, David y demás gente implicada se lanzaron a crear un certamen de pintxos en Santutxu. Su intención es la de mover un poco el barrio y que la gente vaya conociendo la cantidad de bares que hay por la zona y la calidad de sus pintxos. Así, este año repiten con 44 locales que se han sumado. Para hacer la ronda previa, los chicos de Sukalmedia han decidido que sean varios gastroblogueros de la zona los que ejerzan de jurados. Mira tú por dónde, han decidido confiar en mi para tan encomiable y dura tarea.

Acepté, por supuesto. Además, una de las cosas que molan es el buen rollo que se respira entre todos los jueces. También en los bares. Por supuesto, ir de bar en bar catando pintxos con su consabida cerveza para maridar o ayudar a bajar lo juzgado da para muchas anécdotas. A nosotros no nos pasaron muchas, la verdad, pero si que nos reímos bastante. Si el año pasado me tocó con los Pitxiflú, este año se dividieron y no me tocó con ninguno de ellos. Ni con Alma Botxera, ni con Gastroudiales, ni con Blackie, ni con María de Gastrobilbao (y @LaManducateca). No, me tocó (y felizmente) con Fernando, de Embajada de la Huerta. No lo conocía y fue un feliz encuentro. Las zonas que íbamos a juzgar se repartían también a sorteo y se nos adjudicó la C, la zona más potente (a priori) con el ganador del año anterior. ¡Eh! Que hay más

Santutxu Pintxotan 2015, la venganza del pintxo

¿Dos posts en un día? Pues sí, que el martes no escribí nada por pereza y así tengo dos esta semana. No sé por qué será que en distintas iteraciones de sagas poner la palabra “venganza” en el título mola. Eso y “el retorno”. Así que esta segunda edición del Santutxu Pintxotan la voy a renombrar como la venganza del pintxo. Como si pudieran vengarse de ser tan deliciosos.

El año pasado ya participé como jurado popular en la primera edición de este concurso que busca dar a conocer la oferta gastronómica del barrio bilbaíno. Este año, repito. Somos diez miembros los de este jurado previo, todos bloggers. Vuelvo a coincidir con The Black City, Alma Botxera o Pitxiflu, al menos que recuerde.

santutxu-pintxotan

¡Eh! Que hay más