‘Samurai gourmet’, una serie que no se debe ver con hambre

No todo es comer. Mucho sí, para algo tengo el Txoko en el que lo voy demostrando poco a poco. Me gusta comer, pero también tengo otras aficiones. Una cosa que me encanta es cuando se pueden juntar. No me refiero a comer mientras veo series o juego con la consola (aunque también). Me refiero a que esos productos de ocio digital tengan como temática o se centren en la comida como un elemento principal del mismo. Pasa con pocos juegos, pero los hay. Un ejemplo que me gusta mucho es ‘Cook, Serve, Delicious!’ y su secuela. Con las series de televisión y/o películas pasa algo más. Ya comenté en un programa de ¡A La Velocidad Absurda! que me encanta ‘Chef‘ de John Favreu, pero hoy os quiero traer una serie que me ha fascinado desde el principio hasta el final de su primera temporada: ‘Samurai gourmet‘.

 

¡Eh! Que hay más

Oh! Taku (Bilbao)

Oh! Taku

Interior del Oh! Taku de Bilbao. / Fuente: Oh! Taku.

Me gusta la comida japonesa. Esa que va más allá del sushi, que tampoco me fascina. De hecho, diría que el sushi que se hace y consume por estos lares me deja más bien frío y prefiero apuntar a otros platos de la variada gastronomía nipona. Sus sopas, sus pescados, sus arroces… Tengo también el pequeño problema de haber estado enganchado a dos series de televisión japonesas que muestran una cantidad ingente de platos deliciosos. Se trata de ‘El gourmet samurai‘ y ‘Dragon Ball Super‘. ¡Espera! ¿Dragon Ball? ¿La serie de Son Goku? ¡Pues sí! No solo es que el saiyan criado en la Tierra tenga un apetito voraz y coma cantidades ingentes de comida (que también) todo es cosa del Dios de la Destrucción y su ángel, personajes nuevos para esta serie (viene cronológicamente después de Dragon Ball Z y la derrota de Kid Boo), que están fascinados por la comida que Bulma les presenta. Evidentemente, al tratarse de un anime, toda la comida que aparece reflejada es japonesa (más allá del sushi) y todo tiene una pinta bárbara. Resulta que el plato que más le gusta al Dios de la Destrucción es el ramen instantáneo, ese que va en bote y en el que solo tienes que echar agua hirviendo y esperar tres minutos. ¡Qué ganas de ramen! Por suerte hay dos sitios en Bilbao (Udon y Sugoi) que lo preparan, aunque ha entrado uno nuevo en juego y viene pisando muy fuerte: Oh! Taku.

¡Eh! Que hay más

Visitando Japón en Udon (Bilbao)

Hay muchas maneras de viajar. La física, a través de libros, a través de videojuegos, a través de películas y, por supuesto, a través de la gastronomía. Ya comenté al hablar de la gran cena de Exploratorium de San Miguel que el rissotto consiguió transportarme a Italia, sin haber viajado nunca al país transalpino. Algo parecido me sucedió hace unas semanas al comer en el Udon de Bilbao. Un ligero teletransporte mental hasta Japón, sin haber pisado nunca el país del sol naciente.

Imagen saqueada de Boletus.

¡Eh! Que hay más