Sevilla tiene un sabor especial

Hace bastantes años que no voy a Sevilla. Más de un lustro. Es una ciudad que me gusta mucho. En realidad, adoro todo Andalucía. Dicen allí que los vascos somos de dos tipos: o nos adaptamos y lo amamos o lo odiamos. Yo soy del primer punto. Me alegra conocer y relacionarme con gente de Andalucía y me encanta conocer y recomendar sitios muy buenos ahí. Si bien es cierto que mi experiencia andaluza se reduce a Sevilla (varios viajes), Granada, el aeropuerto de Málaga, La Rábida, buscar bares abiertos de madrugada en Palos de Frontera y un viaje de Huelva a Granada previo paso por Alcalá la Real (Jaén), lo que he vivido me gusta mucho. Tanto como para plantearme volver cada poco. Desgraciadamente, la situación financiera no ayuda a poder ir tanto como me gustaría. Por suerte, el pasado martes fui invitado a un evento turístico de la provincia de Sevilla para dar a conocer las maravillas de la capital de Andalucía y la provincia a la que da nombre (o al revés).

Presentación Tapeo por Sevilla en Bilbao

Presentación del acto.

¡Eh! Que hay más

La Cádiz esa de recuerdos mágicos

Me gusta mucho Andalucía. Aunque hace tiempo que no voy, siempre tengo en mente algún viaje al sur para volver a disfrutar de esa maravillosa tierra. He estado en casi todas las provincias de la comunidad autónoma, tan solo me falta una y, oh casualidad, vino hasta mi para hacerse ver. Se trata de Cádiz, por si todavía no os habíais dado cuenta y sucedió hace un par de semanas en el Gran Hotel Puente Colgante de Portugalete.

¡Eh! Que hay más