Restaurante ArroK (Bilbao)

Siempre me gusta buscar sitios diferentes en Bilbao. Supongo que a todo el mundo le pasa. En parte para poder escribir aquí (sí, ya sé que lo he abandonado un pelín de más), en parte por probar cosas nuevas.  Navegando por Instagram me encontré imágenes con muy buena pinta de este pequeño local en el Casco Viejo de Bilbao. Así que me animé a visitarlo y dejarme enamorar por su propuesta fusión euskolatina. Bienvenidos al Restaurante ArroK.

Interior del restaurante ArroK en Bilbao. / Fuente: ArroK

El menú lo cambian cada semana, así que lo que os mostraré en el post de hoy es, simplemente, una muestra de lo que puede ofrecer este restaurante. A lo fogones, un cocinero paraguayo y otro venezolano formados en Euskadi, por lo que saben muy bien lo que se hacen. ¡Y así lo demuestran! Un menú del día interesante por 15€ que mantiene el precio medio de la zona donde está con una propuesta diferente.

Menú del ArroK la semana que acudí.

Empezamos por el pintxo. Fue una grata sorpresa. Una vuelta de tuerca a uno de los ingredientes más empleados en las barras de los bares: la antxoa. Buen pan, buena antxoa y una especie de chimichurri que le daba un toque fresco (más) y muy interesante.

Una pequeña vuelta de tuerca al clásico pintxo de antxoa.

Tras darle una vuelta a la carta, nos acabamos decidiendo por el Gallo Pinto. No teníamos ni idea de lo que era y acabamos buscándolo en Google (bendita tecnología). Si hubiésemos ido a ciegas, la sorpresa hubiese sido mayor, porque estaba delicioso. Siempre me gusta pedir arroz en los sitios a los que voy y en este caso no defraudó. Es más, ¡llevaba frijoles! Frijoles con arroz, hacía años que no los comía y es un plato que me encanta. Estupenda elección.

Gallo pinto versión ArroK.

¿Y de segundo? Ahí si que no había duda. Ví el menú antes de ir a comer y ya tenía decidida la arepa desde antes de entrar en el Casco Viejo de Bilbao. Un revuelto de chistorra con una arepa bien hecha. ¡Maravilloso! Esto es lo que yo llamo una buena fusión. Tengo que seguir probando arepas en Bilbao que siempre apetece una buena. Y sí, aunque se coma con las manos, quema. Así que preferí picotear lo que se iba a caer cuando la estrujase y después degustarla plenamente.

¡Arepas!

También pedimos la milanesa con puré de camote que estaba en su punto. Siempre está ahí el miedo de pedir una milanesa y que quede algo dura o poco hecha, pero no fue el caso. Le tienen cogido el punto a la cocina y ya lo sacan justo como debe ser degustado.

Milanesa con puré de camote.

Dos postres en carta, decidimos probar ambos. ¡A ver qué tal se manejaban en este ámbito! También tenían una apariencia más exótica que los postres de los restaurantes de alrededor. Crema de guayaba y tierra dulce de sobao. Un postre dulce y refrescante. No llegó a empalagar y fue perfecto para cerrar la comida en sí.

Crema de guayaba y tierra dulce de sobao

Y el lingote de chocolate. Un clásico postre con sus gajos de naranja (aunque nadie le guste el chocolate con naranja, ni los bombones con naranja dentro) y unas escamas de sal de añana. Buen trabajo con el chocolate y una cantidad justa para no empalagar (aunque otro lingote tampoco entraba nada mal).

Lingote de chocolate con gajo de naranja y escamas de sal de Añana.

En definitiva, todo un acierto. Al finalizar la comida pudimos charlar un rato con uno de los cocineros y nos explicó lo que buscaban con el restaurante y el camino que les había llevado hasta ahí. Espero, de corazón, que les vaya muy bien porque los mimbres que tienen son muy interesantes. Desde ya el Restaurante ArroK está en mi cabeza para recomendaciones especiales en Bilbao. Si queréis visitarlo, están en el número 3 de la Calle Nueva (Kale Barria). Merece mucho la pena.

Deja un comentario. Son gratis.

*Si pones una web, omite el "http://".